Menu

¡De Bellezas a Monstruos! Las 15 Peores Cirugías de las Famosas

Para las famosas, estar bellas y frescas es parte de su trabajo. Son una marca y si quieren permanecer mucho tiempo en el negocio del espectáculo deben mantenerse así. Claro, algunas buscan esa permanencia con tratamientos de belleza, comida saludable y viven a dieta. Pero hay otras que quieren llegar por el camino más fácil y optan por la cirugía.

Como ya sabemos, el camino más fácil no es el mejor y nos puede llevar a un final que no queremos y a destruir todo lo que hemos construido. Estas 15 mujeres, fueron muy bellas y famosas, pero luego de pasar por el cirujano una y otra vez quedaron convertidas en verdaderos monstruos. Verlas a todas juntas te puede dar un susto que no olvidarás en toda tu vida.

 

La hermosa ex modelo Janice Dickinson puso una agencia que tuvo relativo éxito, editó un libro para inspirar a las jóvenes modelos y hasta tuvo su propio reality show. La belleza y elegancia que la caracterizaban se perdieron por las cirugías. La ex modelo perdió suculentos contratos, pero no le importó, continuó visitando a su cirujano una y otra vez. Hasta llegó a reconocerlo públicamente. “Yo vivo para las cirugías”, confesó. Lamentablemente esa adicción la llevó a perder importantes sumas de dinero.

La veterana Joan Rivers fue una gran luchadora toda su vida. Fue pionera a la hora de cubrir alfombras rojas, se convirtió en una implacable crítica de modas y tuvo un sentido del humor fuera de serie. Ese sentido del humor la llevó a confesar públicamente que durante toda su vida, se hizo más de 700 cirugías. Cada mes se inyectaba botox y ella misma confesaba que si pudieran ver su cuero cabelludo, tendría una cantidad de nudos de todas las operaciones que se había hecho.

Dos estrellas del cine y la música como Kim Novak y Dolly Parton se volvieron famosas más o menos a la misma vez, cada una en lo suyo. Lamentablemente estas dos señoras no supieron envejecer con gracia, abusaron de las cirugías y se convirtieron en monstruos casi simultáneamente. Kim Novak fue musa del mismísimo HItchcock, pero de esa mujer bella y enigmática ya no queda nada. Dolly sigue cantando y su música es referente de las nuevas generaciones que quieren dedicarse al country. Pero su aspecto está muy lejos de la rubia voluptuosa que conquistó el mundo. Ahora se parece más a un alien con peluca rubia que nadie quiere ver de cerca.