Menu

10 Famosas Adictas al Bótox que ya no Pueden Mover la Cara

Inyectarse bótox es uno de los tratamientos en auge entre las mujeres del mundo, especialmente en las famosas. La historia del bótox o toxina botulínica en el campo de la estética comenzó accidentalmente en 1987 de la mano de la Dra. Jean Carruthers, tratando a una paciente afectada de blefaroespasmo. Hoy en día es uno de los tratamientos que ofrece mejores resultados para eliminar las arrugas del rostro. Se infiltra la toxina botulínica, en el rostro con una aguja extra fina debajo de la piel de la zona que se desea tratar, y el bótox actúa inhibiendo por relajación el movimiento muscular. Con este efecto se pretende que desaparezcan las arrugas y por tanto proporcionar un aspecto más juvenil a la piel.

Tiene una duración temporal, entre 3 a 6 meses, lapso después del cual debe renovarse la dosis. Es un tratamiento poco doloroso que tiene las ventajas de no necesitar un tiempo de recuperación ni tampoco de cuidados y a diferencia de otros tratamientos de rejuvenecimiento de la piel, no hay problemas en exponer la piel al sol. Pero claro las famosas no se conforman, deben enfrentar el paso del tiempo y se inyectan tan seguido que no pueden mover la cara. Aquí vamos a conocer a las 10 famosas que arruinaron su rostro por el exceso de bótox.

Aunque ha pasado los 50 años, Madonna era considerada una de las mujeres más hermosas del planeta. La reina del Pop se cuida con una intensa rutina de gimnasia, comida vegetariana y mucho más. Pero todo eso no alcanzaba para detener el paso del tiempo en su rostro. Por eso se decidió a inyectarse bótox, una vez y otra vez. Ahora casi no puede cerrar los ojos y los labios están tan hinchados que le deforman la cara.

Antes de estar en pareja con el ex presidente francés Nicolás Sarcozy Carla Bruno era considerada una de las mujeres más bellas de Italia, enamorando hasta al mismísimo Mick Jagger. Pero la mujer no puede asimilar el paso del tiempo, comenzó a inyectarse bótox y le quedó una fea sonrisa permanente en la cara.

Meg Ryan fue la novia de América  en los años 80 y 90. La rubia protagonizó gran parte de las comedias exitosas de esa época y su belleza tenía cautivado a todo el mundo. Pero la bella Meg no supo aceptar el paso del tiempo y su última salida pública sorprendió al gran público, simplemente se convirtió en un monstruo.